Menu
Categories

ISAAC BIGIO
05/05/2010 Isaac Bigio

Tara y Tiara
05 de Mayo del 2010

LIMA | En menos de 24 horas dos jóvenes anglolatinas han causado noticia en el Reino Unido. En la noche del domingo 2 de mayo, Tara Hoyos, londinense hija de colombianos quien acaba de celebrar su 20 aniversario, fue coronada como Miss Universo Gran Bretaña. Por primera vez en la historia una hispana es reina de belleza de la cuna del idioma inglés.

Tara, además, no sólo es bella por su figura sino por su corazón. Conozco a Tara y a su madre y ambas están comprometidas con la comunidad latina e iberoamericana del Reino Unido. Ellas han estado apoyando la campaña por el reconocimiento de la minoría latina, hispana y lusa en todos los formularios de este país, por la defensa del Pueblito Paisa (el mayor mercado sudamericano de Londres, el mismo que lucha por evitar ser demolido por una de las mayores constructoras) y por apoyar a fundaciones como la de Pedro Achata, que da servicios a los desplazados en Inglaterra, en los Andes y el Amazonas.

En la tarde del lunes 3 millones de televidentes presenciaron el último foro electoral y el único hecho por una organización cívica (la coalición Citizens, la misma que el año pasado lideró la mayor marcha pro-inmigrante de la historia británica). El momento más emotivo fue cuando Tiara Sánchez, de sólo 14 años de edad, saltó en llantos, cuando contaba la tragedia de su familia compuesta por limpiadores cuyos sueldos son tan bajos y que requieren un salario mínimo vital. El primer ministro Gordon Brown salió a consolarla y empezó el discurso de alta sintonía que más aplausos haya recibido en la campaña.

Ambas reflejan a la generación de los 90 cuyos padres provienen de Iberoamérica. Muestran cómo en la tierra de Shakespeare van buscando abrirse paso quienes provienen del mundo que habla la lengua de Cervantes.

Hoy en EE.UU. los hispanos son una fuerza que crece. Esto se ha demostrado en las últimas semanas con las grandes marchas por la igualdad y la regularización que la mayor minoría norteamericana ha venido dando.

Sin embargo, en la tierra de donde salieron los colonos que darían paso luego a lo que hoy es EE.UU. también se da, aunque en menor grado, un crecimiento de una minoría de origen iberoamericana.

Si en las elecciones londinenses del 2008 todos los candidatos a alcalde pasaron la recta final, lo hicieron visitando a la comunidad latina, en estos comicios generales la comunidad iberoamericana se viene haciendo sentir al organizar decenas de foros, incluyendo el más grande que haya durado 4 domingos consecutivos, los mismos que han sumado en total más de 5,000 espectadores.

Los iberos y latinos del Reino Unido muestran que no son un factor de conflicto, sino una fuerza que se inserta y potencia a su respectiva sociedad y que puede servir de puente entre los dos mayores bloques geolingüísticos occidentales: el angloparlante y el iberoamericano.

Cameron, Brown y Clegg
04 de Mayo del 2010

LIMA | Hoy tuve la oportunidad de ver, hablar brevemente y estrechar la mano de todos los líderes de los 3 grandes partidos británicos. Esto se dio en la recta final cuando sólo faltan 3 días para las elecciones más inusuales y reñidas que haya tenido el Reino Unido en esta generación y posiblemente en su historia.

Esta es la primera vez que la carrera por el gobierno no es entre dos sino entre tres caballos. No sólo se espera a que haya un Parlamento sin que nadie tenga mayoría absoluta (cosa atípica en un sistema diseñado para garantizar la ‘dictadura del partido ganador’ durante todo su mandato), sino que en éste ya no sólo haya dos sino tres fuerzas de peso.

Tal como van las cosas ninguno va a poder aplicar plenamente su programa, pues carecerá del control de más del 50% de la cámara de los comunes, por lo que una forma de concertación o coalición será necesaria.

Cameron quisiese una política económica más pro-monetarista y distanciarse más del federalismo europeo, pero sólo podría gobernar si pacta con los liberales quienes proponen recetas económicas inspiradas en Keynes y son súper europeístas. Mientras que Cameron y Brown impulsaron la guerra de Iraq y los programas de armamento atómico, Clegg (a quien ambos necesitarían para poder gobernar) rechaza esa invasión y pide eliminar los gastos de submarinos nucleares.

Hoy estuve con esos 3 líderes en la Asamblea de Citizens. Se trató del mayor foro de estas elecciones, aunque, es bueno recordar, que la Alianza Iberoamericana ha hecho durante cuatro fines de semana consecutivas tal vez el mayor foro prolongado de candidatos.

El primer ministro, pese a estar tercero en las encuestas, fue el único al que la gente coreó su nombre. Pese a su desgaste él tiene un arma muy poderosa que apela: la idea de que con él, pese a sus yerros, habría un gobierno con preocupaciones sociales y no para los ricos.

Cameron tiende a sacar más votos, pero si ansía ganar una mayoría parlamentaria absoluta debe repuntar más, cosa difícil en este tramo final. Brown se sentiría triunfador si queda segundo en votos pero con más bancas, con lo cual podría forzar a los liberales a que le apoyen. Para lograr ello el laborismo se ha distanciado de su antigua prédica de centro para fomentar una forma de lucha de clases. Clegg quiere colarse en el medio de ambos. Su gran victoria consistiría en quedar segundo y como el que termine diciendo en qué dirección vaya la balanza (incluyendo en la suya propia).

Lib o Lab
03 de Mayo del 2010

LIMA | En las elecciones británicas resulta casi inevitable que los conservadores lleguen a sacar el primer puesto. Sin embargo, el puesto de la discordia es el segundo, pues es éste el que podría decidir quién sea el nuevo gobierno.

Todo indica que los conservadores podrán conquistar una mayoría que no sea absoluta. Esto conllevaría a dos posibles escenarios: uno que traten de hacer un gobierno unipartidario sin contar con más del 50% de la cámara baja (cosa inviable en un plazo no corto) o que se dé un gobierno de dos partidos (algo inusual en esta nación acostumbrada a que cada mandato se base en el dominio absoluto de un solo partido en el Parlamento).

A pesar de su actual impopularidad el primer ministro Brown podría intentar retener el cargo si llega segundo y si la diferencia con los ‘tories’ no es de mucho más de 5 puntos. Resulta que como los 650 miembros del parlamento no son electos proporcionalmente sino representado cada uno a un determinado distrito electoral, los ‘labs’ (laboristas) aún podrían acumular una mayoría relativa de bancas.

La reina usualmente invita al líder del partido que consiga más parlamentarios para que forme su nuevo gobierno. Brown podría ser el encomendado y ya ha tendido puentes a los ‘libs’ (liberales) para que integren un posible gobierno suyo.

Debido a ese mismo sistema electoral los ‘libs’ por más que puedan ganar levemente las elecciones sólo podrían tener la tercera bancada en tamaño.

Sin embargo, el solo hecho de llegar primeros o incluso segundos le puede aumentar su capacidad de negociación. Los ‘libs’ podrían condicionar un apoyo a un gobierno ‘lab’. Su líder Clegg ha planteado que si le gana a Brown él no podría apoyar un gobierno encabezado por un perdedor.

No es el electorado sino los ‘libs’ quienes ahora tienen la llave del poder. Sin ellos ningún gobierno sería estable. Si los ‘libs’ se alían a Cameron buscarían recortarle su programa monetarista y obligarle a una reforma electoral.

Si se alían a los ‘labs’ buscarían que Brown sea echado del liderazgo de ese partido y del país. Por último les queda la leve esperanza de lograr que los ‘labs’ transen y coloquen en el poder a los ‘libs’.
Fred Halliday (1946-2010)
02 de Mayo del 2010
LIMA | LONDRES. El 25 de abril Portugal celebraba 36 años de la Revolución de los Claveles que depuso a la más longeva dictadura europea. Al día siguiente, en la otra costa de la misma península ibérica fallecía el profesor Fred Halliday. A uno de los grandes estudiosos de las revoluciones a nivel mundial ahora hay que ponerle claveles en su entierro.

Sin embargo, el legado de Halliday nunca podrá morir. Hay quienes disienten de él en la derecha por sus constantes cuestionamientos a la política imperial anglosajona o porque dio su aval a la intervención soviética en Afganistán y dentro de la izquierda porque él apoyó la intervención occidental en Bosnia, Kosovo e Iraq. Sin embargo, nadie que hoy realmente quiera entender lo que pasa en el Medio Oriente y en el mundo puede dejar de consultar su obra.

Mientras la gran mayoría de los británicos sólo puede hablar bien su natal inglés, este hombre que nació en Irlanda en 1946 pero que pasó el grueso de su vida profesional como profesor de Relaciones Internacionales en la London School of Economics (LSE), tenía la increíble habilidad de poder hablar árabe, persa, alemán, francés, italiano, ruso, español, portugués y catalán, además de entender muchos otros idiomas más. Escribió libros centrados en doctrinas de relaciones internacionales, las revoluciones de Yemen, Etiopía e Irán, Asia occidental, terrorismo, Islam, etc. Él me pidió que le diera una muy modesta colaboración en su libro sobre el fenómeno de las revoluciones en el mundo que él veía como otra potencia global.

Al igual que Fred yo también soy un hombre que me he forjado en la LSE. Desde 1994 fuimos trabando una amistad. Él solía tomarme el pelo delante de todos sus alumnos cuando me veía sentado en el fondo de sus clases tomando nota de lo que él decía. Le llamaba la atención de que volviese a escuchar el mismo curso que él había dictado el año pasado, aunque yo no fuese su alumno o enseñase en otro departamento de la misma universidad.

Para mí, así como para otros colegas de la LSE él fue el mejor y más ameno conferencista de esta universidad, que se precia de ser la principal especializada en ciencias sociales del mundo.

En el 2008 él se fue e enseñar a Barcelona donde se dedicó a preparar su último libro, el cual aún está en prensa, acerca del exilio en Londres del coronel Caamaño, quien lideró la resistencia dominicana a la intervención de EE.UU. a su país en 1965. Sus investigaciones iniciales las enviaba para que sean publicadas en Minka News, el diario hispano de Londres, del cual soy parte.

Todos los libros de Fred eran sobre fenómenos sociales que él veía desde fuera. Pero su obra póstuma fue sobre una de sus primeras experiencias juveniles (sus simpatías por el revolucionario latinoamericano). Durante toda su vida adulta estuvo conectado a Iberoamérica.

Fred deja un hijo (Alex) quien tuvo con Maxine Molyneux, otra gigante de las ciencias sociales. Ella es la directora de lo que fuera el Instituto de Estudios Latinoamericanos, quien tiene el orgullo de tener una calificación académica oficial más alta que Oxford, Cambridge o cualquier otra universidad británica.

Leave a Reply
  

CORONAVIRUS COVID-19 - DATOS CIENTIFICOS Y CONSEJOS

*